julio 04, 2006

Tras recorrer esta mañana la web, encontré un informe muy interesante que fue elaborado por el Centro Latinoamericano de Ecología Social, organización no gubernamental dedicada a tratar temas relacionados a la ecología social.

'Ambiente en América Latina’ es el nombre de este documento, el cual califica la extracción del gas de Camisea en el Perú como uno de los hechos ambientales más importantes en Latinoamérica.

Si bien esta información es importante y favorece la imagen de nuestro país en el exterior, es importante destacar también que algunas comunidades indígenas de la selva amazónica se vieron afectadas también por la ruptura del gasoducto.

Esto demuestra las incongruencias que existen entre el desarrollo económico y social, pues mientras se puede obtener importantes dividendos para el país a través de la exportación de gas, son varias las personas que se ven afectadas cuando sus ríos, tierras, es decir, todo su ecosistema es alterado por una contaminación irresponsable.

En ese contexto, no quiero desmerecer el trabajo de los señores del CLAES, sin embargo, es importante pensar sobre cuáles son los criterios para calificar de ‘bueno’ un proyecto.

“Parte del Informe 'Ambiente en América Latina'

(...)

Hecho 3 • EXTRACCION DE GAS NATURAL EN CAMISEA (PERU)

Luego de un largo debate se aprobó el proyecto de aprovechamiento de gas natural de Camisea (Perú). El depósito de Camisea se encuentra ubicado en el valle del Río Urubamba, en la Amazonia de Perú. El proyecto incluye el tendido de dos ductos, uno hacia la ciudad de Lima y el otro hacia una instalación costera para exportar butano, propano y gas natural licuado por vía marítima hacia mercados en los países industrializados. El monto del proyecto es de 1 600 millones de dólares.

Distintas evaluaciones sobre el emprendimiento han discutido el impacto sobre el bosque tropical, en especial por la apertura de brechas, así como los efectos sobre las comunidades indígenas. Además el emprendimiento afecta el área protegida costera de Paracas, el único santuario marino de Perú.

El caso representa un nuevo tipo de aprovechamiento energético en el continente al derivarse la extracción de gas natural a su exportación por vía marítima para atender la demanda energética en los países industrializados. En el caso de Camisea intervinieron una amplia gama de actores: gobierno peruano, organizaciones ambientalistas, comunidades indígenas, organizaciones ambientalistas extranjeras, bancos multilaterales de desarrollo, empresas extranjeras privadas (tanto Latinoamericanas como extraregionales), financiadores de la región (BNDES de Brasil, Corporación Andina Fomento) y extraregionales.

(...)”
 
posted by prensa2000 at 10:38:00 a. m. |


1 Comments:


At marzo 01, 2007 3:21 p. m., Anonymous Anónimo

best regards, nice info »